portada web

Un modelo de lectura para enseñar a leer. Por Juan Cruz Ripoll. En Madrid, el 8 de octubre de 2016.

imagen-para-web

Disfunción en el Procesamiento Sensorial en TEA. Por Judith Abelenda. En Bilbao, el 22 de octubre de 2016.

 

 

 

 

Un modelo de lectura para enseñar a leer. Madrid, 8 de octubre.

La comprensión de textos nace del acto de leer: un proceso intelectual y cognitivo que nos permite obtener la información que contiene un texto. En muchos casos, percibimos que los alumnos no desarrollan un buen nivel de lectura comprensiva; se limitan a reproducir y repetir las frases sin haber comprendido sus significados.

La comprensión lectora es básica para la adquisición de aprendizajes cada vez más complejos. Influye significativamente en el rendimiento escolar general de los niños: a mayor comprensión lectora, mejor rendimiento escolar en todas las áreas curriculares de educación primaria.

En Secundaria, el problema es qué hacer para que mejore el rendimiento escolar en una etapa educativa en la que la comprensión lectora se da por supuesta. Es necesario conseguir lectores expertos y, a partir de ahí, pensadores eficientes, lo que evitará, en gran medida, la frustración del alumnado y contribuirá al éxito en la vida escolar.

Con este objetivo, proponemos este curso, dirigido a un colectivo amplio: Logopedas, Pedagogos Terapéuticos, Psicólogos, Psicopedagogos, Maestros de Educación Primaria, Profesores de Educación Secundaria, familias.

Imparte el curso Juan Cruz Ripoll en Madrid, el 8 de octubre de 2016.

Más información               Descargar Programa (pdf)        Quiero inscribirme


Disfunción en el Procesamianto Sensorial en TEA. Bilbao, 22 de octubre

La disfunción del procesamiento sensorial es un trastorno complejo del cerebro que afecta a la forma en que la persona organiza e integra los distintos sentidos: los cinco comúnmente conocidos gusto, olfato, vista, oído, tacto , sentido propioceptivo (músculos y articulaciones) y sentido vestibular (movimiento). Es decir: determina la forma en que el individuo percibe el mundo que le rodea y, por tanto, cómo se relaciona con él.

Los estudios demuestran que la gran mayoría de las personas con TEA muestran un procesamiento sensorial inadecuado. Las investigaciones de O’Neil & Jones (1997), Kientz & Dunn (1997), o Watling, Deitz & White (2000), han indicado que un 76% de los niños y adultos con autismo presentan respuestas inusuales al input sensorial. Más recientemente, otros investigadores (Leekam et al., 2006), refieren una prevalencia de disfunción sensorial en el 90% de los individuos con autismo.

La distinta forma de integrar los estímulos sensoriales hace que la persona reaccione a ellos de una forma adecuada o no. Así, podemos encontrarnos hipersensibilidad o hiposensibilidad a determinados estímulos, o incluso darse una combinación de ambas, en circunstancias tan conocidas como estas:

  • Afecciones en el lenguaje.
  • Afecciones en la motricidad.
  • Taparse los oídos.
  • Andar de puntillas.
  • Balanceos.
  • Dificultades con la alimentación.
  • Exceso de movimiento.
  • Regulación inadecuada de la fuerza.
  • Reacciones a texturas.
  • Resistencia a cortar las uñas, el pelo.
  • Tolerar mal el contacto físico.
  • Mala regulación del tono de voz.
  • Reaccionar con gritos y lloros a los ruidos.
  • Berrinches y pérdidas de control.

Todas estas manifestaciones, que en mayor o menor medida constituyen el día a día de las personas –profesionales y familias– que se relacionan con personas con TEA, tienen un fuerte componente sensorial. Pero además de dichas manifestaciones, de por sí evidentes, hay otras características que también se explican en muchas ocasiones desde un procesamiento sensorial diferente:

  • Dificultades en la auto organización.
  • Dificultades en el aprendizaje de hábitos.
  • Déficit de atención.
  • Déficit de habilidades sociales, de participación y falta de experiencias sociales positivas.
  • Dificultades de autorregulación.

Aprender a observar indicadores, a detectar la disfunción del procesamiento sensorial, es fundamental para ayudar a nuestros alumnos e hijos con autismo, para conocer sus necesidades individuales y preparar una intervención adecuada para su mejor desarrollo y evolución, y llevar así a una mayor adaptación social de la persona, a un mejor desempeño ocupacional y a un estado de menor frustración y ansiedad; en definitiva, a una mejor calidad de vida.

Imparte el curso Judith Abelenda en Bilbao, el 22 de octubre de 2016.

Más información               Descargar Programa (pdf)        Quiero inscribirme

cropped-cropped-logodiversia.jpg